Forbes: el paraíso de los negocios

Forbes es la revista pionera en el mundo de los negocios. Con más de 90 años de historia y 36 ediciones en todo el mundo, es una publicación destinada a contar historias a través de la gente de negocios. Es la cabecera con mayor credibilidad a nivel mundial en el sector. Está dirigida a todo tipo de hombres y mujeres emprendedores, valientes, inquietos, aventureros y preocupados por alcanzar sus retos profesionales y personales.

Fue fundada en 1917 B. C. Forbes y su sede central se encuentra en la Quinta Avenida de New York. Es mundialmente conocida, sobre todo, por publicar cada año la lista de las personas más ricas del planeta.

201648103546_1

En cuanto al publicación en España, el editor es Andrés Rodríguez, el director general Carlos Sánchez, la directora de marketing y publicidad Arantza Aztarain y cuenta con otra delegación más aparte de la central de Madrid, que se encuentran en Barcelona.

La periodicidad de esta revista es mensual y cuenta, según se recoge en su página web en el Media Kit, con una tirada de 65.000 ejemplares. La difusión estimada gira en torno a los 33.000 ejemplares y se puede encontrar en los kioskos, salas vips de los aeropuertos y estaciones de AVE, hoteles seleccionados, empresas y también se puede conseguir mediante suscripción. No obstante, según los datos ofrecidos por la OJD, en el período julio 2015/septiembre 2015, el promedio de la tirada fue de 34.514 ejemplares y la difusión media de 25.698 revistas vendidas.

En cuanto a los lectores de Forbes el 70% son hombres y el 30% mujeres. Se caracterizan por una media de edad de 35 años  -el 75% están entre los 25 y 55 años- y el 72% pertenece a clases sociales media-alta o alta. El 79% de estos lectores cuenta con formación de grado y posgrado.

El contenido de esta revista es bastante elitista aunque toca temas muy diversos. Está enfocada principalmente a intereses empresariales y financieros, con secciones de banca, inversiones, tecnología, marketing, ideas, compañías, etcétera; pero también aparecen otras destinadas a moda, belleza, cosmética, motor, viajes, hoteles, aventura, ocio, arte, relojería… Además, Forbes presenta un calendario editorial donde se estipula cuál será el tema más relevante del mes. También cuenta con suplementos como Forbes BBVA o Bilbao Forbes City Guide.

En relación a la web, Forbes España presenta cerca de 200.000 usuarios únicos al mes y 1,5 millones de páginas vistas al mes. En Twitter tienen más de 29.000 seguidores. Las secciones que presenta la web son diferentes con respecto a la edición en papel.

Forbes es una revista de un prestigio altísimo y como está dirigida a un público muy concreto y elitista, la crisis del papel no le está afectando tanto como a otras publicaciones especializadas. Sus lectores son de clases altas y muy interesados en los temas concretos que ofrece esta cabecera por lo que sigue contando con una audiencia elevada -no quizás en España, pero al tener tantas ediciones en el mundo venden cientos de miles de ejemplares.

Dinero y valor a través de la historia

Generalmente, los términos “dinero” y “moneda” se utilizan como sinónimos. Pero si profundizamos esta cuestión , nos damos cuenta de que el concepto de “dinero” es mucho más amplio. Desde tiempos inmemoriables, el ser humano ha llevado a cabo intercambios y transacciones donde la moneda no era el único sistema de pago. Quien tuviera ganado, tierras, sal, metales y un largo etcétera de objetos, podía cambiarlos por  algo de mayor necesidad. El valor de las cosas no estaba tan relacionada con su precio, sino con lo que podrías conseguir en un intercambio.

Hoy en día, el dinero -entendido como monedas y billetes- es el centro de la economía. En un sistema mundial predominantemente capitalista, quien no tiene liquidez económica no es nadie. Todo gira alrededor del precio de las cosas y de los salarios de las personas. El valor se ha convertido en un concepto fundamentalmente numérico.

La mayor calidad de vida, gracias a los avances de la sociedad, así como la continua globalización que se viene observando en el mundo durante las últimas décadas, han otorgado un mayor protagonismo al dinero. Las desigualdades han existido a lo largo de toda la historia -aristocracia y esclavos; señores feudales y pueblo llano-, pero lo que antes estaba mayormente determinado por la clase social en la que naciese uno, hoy depende en gran medida de los recursos económicos de las personas.

A lo largo de la historia, el dinero -moneda- siempre ha tenido un valor relacionado con el poder, con disponer de capacidad para adquirir bienes y objetos.

El Museo Arqueológico Nacional (MAN) cuenta con un exposición (La moneda, algo más que dinero) donde se muestra la presencia y significado de la moneda en cada etapa histórica. A lo largo de la visita se explica el significado de uno de los objetos arqueológicos que mayor información aportan al conocimiento de la Historia. Como documento oficial, signo de identidad y elemento de prestigio, transmite multitud de datos sociopolíticos, económicos y artísticos. Vinculada a un yacimiento arqueológico, sirve como elemento de datación y permite conocer numerosos aspectos de la vida cotidiana en el pasado.

Se trata de la colección numismática -la ciencia destinada al estudio de las monedas y el dinero- más importante de España y una de las más relevantes de Europa, donde  propone un recorrido temático a través de la moneda y el dinero, descubriendo el mundo de las monedas como parte esencial del Patrimonio Cultural, pasado y actual.

Obituario FICTICIO Amancio Ortega

Amancio Ortega (León, 28 de marzo de 1936) será recordado como el emprendedor capaz de crear un imperio textil de la nada. El hombre discreto que fundó el grupo Inditex y adquirió una de las fortunas más grandes del planeta gracias a un éxito empresarial sin precedentes, rompiendo todos los moldes, pero sin perder ni un ápice de su característica personal más identitaria: la discreción.

Pese a haber nacido en Busdongo de Arbas, provincia de León, y haber pasado una temporada de su infancia en Tolosa (Guipúzcoa), su familia (hijo de un ferroviario y una ama de casa) se asentó definitivamente en A Coruña, donde Ortega comenzó su relación con el mundo textil. A los catorce años encuentra trabajo como empleado de dos conocidas tiendas de ropa de la ciudad herculina y en 1963 crea la compañía Confecciones GOA, embrión de Inditex y dedicada a la fabricación de albornoces.

Pero es en 1975 cuando empieza a despegar su imperio. En ese año, Amancio Ortega abre la primera tienda de Zara en la calle Juan Flórez de A Coruña. Desde ese pequeño local, se produce una expansión hacia el resto de España, hasta que en 1985 se funda Inditex y se concretan miras hacia el mercado internacional. En la década de los 90 el crecimiento del grupo es tan grande que se abren tiendas por todo el mundo y se incorporan otras marcas como Massimo Dutti, Pull&Bear, Stradivarius o Bershka.

De abrir su propio negocio, a amasar una de las fortunas más grandes del mundo, el éxito de la compañía creada por Amancio Ortega le ha conferido un profundo reconocimiento y admiración. Alejado de los flashes y del primer plano de la agenda pública, el gallego -aunque oficialmente no lo sea- más conocido a nivel mundial ha sido un depredador empresarial desde el minuto cero. Con un círculo de amigos muy cerrado, la ostentación nunca ha aflorado en su personalidad. Los vecinos de Arteixo, localidad coruñesa donde residía, comentan que pasaba desapercibido, dejando un aura de hombre misterioso. Su fobia al protagonismo ha sido otro de los pilares de su grandeza: centrarse únicamente en los negocios.

Padre de tres hijos, Sandra (1968) y Marcos (1971) a los que tuvo junto con su ex mujer Rosalía Mera -con la que montó el imperio textil-, fallecida en el 2013, y Marta (1984), la tercera, la única que tuvo con su segunda mujer, Flora Pérez.

Además del negocio textil, Ortega ha diversificado su iniciativa empresarial hacia otros sectores industriales como el inmobiliario, el financiero, los concesionarios de automóviles o la gestión de fondos de inversión. En el 2001, creó la Fundación Amancio Ortega, destinada a promover actividades diversas en las áreas de la cultura, la educación y la investigación.

 

De sus inicios con el local en la calle Juan Flórez hasta la expansión del grupo Inditex a 88 mercados con más de 7.000 tiendas, su carrera ha sido meteórica, dejando un legado imborrable. Amancio Ortega falleció ayer en Arteixo (A Coruña) a los 80 años. Descanse en paz.

Este texto es un obituario ficticio realizado como práctica para la asignatura de Periodismo Especializado en Economía y Medio Ambiente.

¿De verdad es necesario hacer un Máster?

En lo que a las Ciencias de la Información en general, y al Periodismo en concreto, que es lo que aquí nos atañe, surgen preguntas inevitables tras consumir los cuatro años de formación. ¿Y ahora qué? ¿Merece la pena hacer un Máster? ¿Realmente es necesario? ¿El enorme desembolso económico que implica valdrá la pena?

Como todo en la vida hay partidarios y detractores, ventajas e inconvenientes.

En primer lugar, hay que entrar a valorar la eficacia del plan de estudios. Cuatro años estudiando el Grado de Periodismo contribuyen a enraizar en los alumnos las nociones básicas de la profesión, así como la construcción de unos pilares de conocimiento fundamentales. ¿Pero este método de enseñanza es útil para la salida al mercado laboral en las condiciones óptimas? Cuanto menos, discutible. Las clases prácticas brillan por su ausencia en numerosas asignaturas. En otras tantas, el problema viene por el exagerado volumen de estudiantes y la escasez de recursos logísticos que complican las tareas de los profesores y hacen imposible la atención necesaria para cada alumno.

En esta tesitura, los alumnos cuando llegan a los medios de comunicación para hacer prácticas, se enfrentan a muchas situaciones que desconocen. Tareas básicas que se realizan en las empresas informativas, pero que no se enseñan el la facultad. Por eso muchos se ven obligados a completar su formación con un Máster especializado en la rama que más les atrae. Cueste lo que cueste, se revela en obligatorio para una gran mayoría. Además, otro título para el currículum y puede abrir puertas en muchos aspectos.

En el otro lado de la balanza, se encuentran los escépticos a cursar un Máster. Los altos precios de las matrículas -suelen rondar los 9.000€- son una barrera insalvable para los estudiantes con menos recursos económicos. Otros optan por la auto formación, asistiendo a cursos concretos, leyendo libros, estudiando idiomas, acechando cualquier oportunidad que se presente.

Personalmente, considero que en un Máster se tienen que aprender infinidad de cosas. Y las enseñanzas están más enfocadas a la propia profesión periodística, cosa que algunos echamos en falta durante la carrera. Pero los precios son normalmente excesivos y siempre surge la duda de si realmente valdrá la pena y servirá de verdad para acabar consiguiendo alguno de tus objetivos laborales.