Obituario FICTICIO Amancio Ortega

Amancio Ortega (León, 28 de marzo de 1936) será recordado como el emprendedor capaz de crear un imperio textil de la nada. El hombre discreto que fundó el grupo Inditex y adquirió una de las fortunas más grandes del planeta gracias a un éxito empresarial sin precedentes, rompiendo todos los moldes, pero sin perder ni un ápice de su característica personal más identitaria: la discreción.

Pese a haber nacido en Busdongo de Arbas, provincia de León, y haber pasado una temporada de su infancia en Tolosa (Guipúzcoa), su familia (hijo de un ferroviario y una ama de casa) se asentó definitivamente en A Coruña, donde Ortega comenzó su relación con el mundo textil. A los catorce años encuentra trabajo como empleado de dos conocidas tiendas de ropa de la ciudad herculina y en 1963 crea la compañía Confecciones GOA, embrión de Inditex y dedicada a la fabricación de albornoces.

Pero es en 1975 cuando empieza a despegar su imperio. En ese año, Amancio Ortega abre la primera tienda de Zara en la calle Juan Flórez de A Coruña. Desde ese pequeño local, se produce una expansión hacia el resto de España, hasta que en 1985 se funda Inditex y se concretan miras hacia el mercado internacional. En la década de los 90 el crecimiento del grupo es tan grande que se abren tiendas por todo el mundo y se incorporan otras marcas como Massimo Dutti, Pull&Bear, Stradivarius o Bershka.

De abrir su propio negocio, a amasar una de las fortunas más grandes del mundo, el éxito de la compañía creada por Amancio Ortega le ha conferido un profundo reconocimiento y admiración. Alejado de los flashes y del primer plano de la agenda pública, el gallego -aunque oficialmente no lo sea- más conocido a nivel mundial ha sido un depredador empresarial desde el minuto cero. Con un círculo de amigos muy cerrado, la ostentación nunca ha aflorado en su personalidad. Los vecinos de Arteixo, localidad coruñesa donde residía, comentan que pasaba desapercibido, dejando un aura de hombre misterioso. Su fobia al protagonismo ha sido otro de los pilares de su grandeza: centrarse únicamente en los negocios.

Padre de tres hijos, Sandra (1968) y Marcos (1971) a los que tuvo junto con su ex mujer Rosalía Mera -con la que montó el imperio textil-, fallecida en el 2013, y Marta (1984), la tercera, la única que tuvo con su segunda mujer, Flora Pérez.

Además del negocio textil, Ortega ha diversificado su iniciativa empresarial hacia otros sectores industriales como el inmobiliario, el financiero, los concesionarios de automóviles o la gestión de fondos de inversión. En el 2001, creó la Fundación Amancio Ortega, destinada a promover actividades diversas en las áreas de la cultura, la educación y la investigación.

 

De sus inicios con el local en la calle Juan Flórez hasta la expansión del grupo Inditex a 88 mercados con más de 7.000 tiendas, su carrera ha sido meteórica, dejando un legado imborrable. Amancio Ortega falleció ayer en Arteixo (A Coruña) a los 80 años. Descanse en paz.

Este texto es un obituario ficticio realizado como práctica para la asignatura de Periodismo Especializado en Economía y Medio Ambiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s